Smart Territories: Cómo la tecnología favorecerá la repoblación de los territorios rurales

Smart Territories: Cómo la tecnología favorecerá la repoblación de los territorios rurales

Se estima que en España uno de cada dos municipios está en riesgo de desaparecer por tener menos de 1.000 habitantes. Según el INE las zonas rurales pierden cinco habitantes cada hora. Esta tendencia social tiene un nombre, España vaciada.

Ante esta realidad, las administraciones tienen en su poder revertir esta situación. La despoblación no sólo viene determinada por un problema de relevo generacional sino también por la falta de servicios y de oportunidad de los entornos rurales respecto a las grandes poblaciones.

El primer punto de partida tiene que ser la conexión a Internet y fibra óptica. Alrededor de 2.600 municipios no ofrecen ni 10 Mbps, muy lejos de la meta de 30 Mbps de la Agenda Digital Europa para el año 2020.

Hoy día una buena conexión a Internet es tan importante como una red de infraestructuras y transportes de calidad. Hay servicios tan importantes como la sanidad, la educación o la gestión de asuntos burocráticos, asentados en la sociedad del bienestar en que vivimos, que no han llegado al mundo rural debido a la falta de conectividad.

Si además nos centramos en la agricultura, Internet ofrece unas posibilidades atractivas para el sector y que por ende puede no sólo dar calidad de vida a lo que se dedican a ello, sino que puede ser un atractivo para que los jóvenes quieran seguir en el campo.

Una buena conexión y los servicios tecnológicos adecuados permitirán que los agricultores y ganaderos puedan tener cierta libertad para monitorizar las tierras y la ganadería desde un dispositivo móvil. La agricultura 4.0 es un estímulo positivo para impulsar la economía rural y hacer más sostenible a este sector. La implantación de innovaciones tecnológicas permite que el campo sea más competitivo.  

El turismo: un papel crucial para el desarrollo de los territorios rurales

En 2019 el turismo en España creció un 1,5 por ciento por debajo del PIB. Un dato positivo pero que indica cierta ralentización en el sector que es el motor de la economía española.

El balance del turismo del pasado año desprende que son los españoles los que han tirado del carro y concretamente son los nacionales los que han contribuido al crecimiento del turismo rural en un 3,3 por ciento. Ese turismo rural es el que favorece de manera positiva el censo y el desarrollo económico de los pequeños municipios.

En ese aspecto, las tecnologías también juegan un papel crucial. La transformación digital y la implantación del IoT en zonas menos pobladas favorecen el progreso de los destinos rurales. La modernización tecnológica, por tanto, es un factor crucial para lograr más visitas y más pernoctaciones. El turista digital requiere una buena conectividad y es un elemento de peso a la hora de elegir un destino vacacional. Las administraciones locales deben tener en cuenta el desarrollo de portales web que integren elementos turísticos de interés: rutas, monumentos y patrimonio histórico sustituyendo perfectamente a las guías o folletos.

Las señales informativas de los puntos o monumentos de interés pueden incluir, por ejemplo, códigos QR que amplíen la información turística. Las propias empresas hoteleras deben mejorar sus herramientas online de gestión de clientes. El simple hecho, por ejemplo, de poder hacer una reserva a través de una plataforma de internet puede hacernos ganar un nuevo turista. Ya en 2018, el 70 por ciento de las reservas hoteleras se hicieron online. Una tasa que aún no ha tocado techo y que sin duda seguirá creciendo durante los próximos años. Estamos por tanto ante una red interconectada en la que la tecnología es el nexo de unión y por qué no, la tabla de salvación. La incorporación de las nuevas tecnologías en los municipios con problemas de despoblación ayudará a paliar los efectos de este fenómeno mejorando la calidad de vida de locales e inyectando mejoras económicas provenientes del turismo.

Los pequeños municipios necesitan avances tecnológicos que actúen en una doble vertiente. Por un lado, como impulso para acercar las comodidades y los servicios que están ofreciendo las medianas-grandes ciudades y por otro lado, como acicate turístico. Es importante crear un equilibrio entre todos estos elementos- turista, local, tecnología- y para ello hay que propiciar un entorno en el que la balanza entre las necesidades de los visitantes, la vida de los autóctonos, la cultura, el medioambiente y el patrimonio estén en armonía creando lo que se conoce como un desarrollo de destino sostenible.

Dejar un comentario

Privacy Preferences
When you visit our website, it may store information through your browser from specific services, usually in form of cookies. Here you can change your privacy preferences. Please note that blocking some types of cookies may impact your experience on our website and the services we offer.